“No se puede empujar al río”

 

No se puede empujar al rioHace tiempo que me dijeron esta frase y la verdad es que desde que la escuché la utilizo, aplico y comparto a menudo.

Hay situaciones que dependen de nuestro esfuerzo, empuje y movimiento para que puedan llegar a puerto.

Pero hay muchas otras ocasiones en las que la paciencia se convierte en la madre de la ciencia y es cuando la frase “no se puede empujar al río”  toma todo su sentido.

Son momentos en los que el saber meditar, darle tiempo al tiempo y no querer adelantarse al ritmo natural de las cosas son la clave del éxito.

El ritmo vertiginoso de nuestros días nos confunde y pensamos que en todo momento hay que “tirar pa´lante” , momentos en los que parece que quedarse esperando a que las cosas lleguen está mal visto.

Saber diferenciar entre la inmovilidad y la paciencia es el primer paso para aprender a relajarse mientras esperas a que “pase el río”.

Disfrutar del presente sin pretender nada mas que la vida lleve su curso nos resulta complicado, la sociedad ha borrado de su memoria ese placer de esperar a que algo suceda.

No consiste en no hacer nada, consiste en dejarlo todo listo para que suceda y cuando hemos puesto todo de nuestra parte, es el momento de disfrutar de cómo el universo resolverá la situación.

No es cuestión de fe, es cuestión de dejar que las cosas se coloquen y fluyan libremente.

Es ser consciente de que hay cosas que necesitan su tiempo para madurar y para reconocerlas tenemos que vivir en el “ahora”, disfrutar del presente y ser conscientes de que al querer empujar al río dejamos de disfrutar del momento.

Disfruta del aquí y del ahora y veras como el río al final te trae la respuesta a su debido tiempo, no pierdas esfuerzos y energía queriendo empujarlo.

Be Water my friend y fluye con el!!

Feliz Semana!!!

 

Leave a Comment