El Reiki, consiste en canalizar a través de las manos la poderosa fuente de energía del exterior hacia uno mismo o hacia otras personas, para sanar emociones o mejorar enfermedades físicas .

La palabra Reiki proviene del sánscrito REI : energía universal y KI : energía vital.

Es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que se utiliza para obtener paz y equilibrio en todos los niveles:

Emocional: Baja autoestima, problemas sentimentales, agresividad, infelicidad, etc.

Mental: hábitos dañinos, estrés, insomnio, etc.

Espiritual: armonía, paz, equilibrio, etc.

Reiki actúa en profundidad yendo a la raíz del problema físico o emocional, permitiendo que la energía fluya , ayudando al movimiento natural de los Chakras mejorando así cualquier síntoma que este causando el bloqueo de estos.

El terapeuta no “sana”, ni elige donde va la energía, es solo el canal abierto para compartir con otros la Energía Universal .

El Reiki nos ayuda al crecimiento personal y a la expansión de nuestra conciencia.

Físico: mejoría en dolencias, lesiones, metabolismo, etc. 

IMG_2747

La terapia Reiki pueden recibirla todos los seres humanos (adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños y bebés), incluso también los animales y las plantas.

Es importante saber que el método Reiki , se basa en la creencia hinduista sobre los Chakras, que explicarían los estados de salud de los seres humanos. Según esta creencia, el mal funcionamiento o bloqueo de uno o varios Chakras sería el que provoca o agrava el mal estado de salud dando lugar a enfermedades y trastornos. 
Por lo que el Terapeuta Reiki actúa como canalizador de la energía universal consiguiendo armonizar los planos físico, emocional, mental y espiritual.

Ha sido oficialmente reconocido y recomendado* por la Organización Mundial de la Salud (OMS – WHO) por sus resultados.